Evita la halitosis con estos tres consejos

La lista de patologías bucodentales que pueden llegar a generar vergüenza no es tan extensa, pero siempre hay una en lo más alto de ella: la halitosis o mal aliento. Es una afección que afecta a muchas personas y que puede provocar cierta incomodidad, tanto en quien la sufre como en el resto. Por eso, como tu dentista de confianza en Cornellà de Llobregat, queremos darte unos consejos y explicarte cómo evitar la halitosis. ¡Vamos a ello!

 

Lo primero: mantén una buena higiene bucodental

La primera línea de defensa contra la halitosis es una buena higiene bucal. Un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid encontró que un gran porcentaje de casos de halitosis está relacionado con problemas bucales como la enfermedad periodontal y la acumulación de placa bacteriana.

Para prevenir este problema, debes cepillarte los dientes después de cada comida y usar hilo dental diariamente, con el fin de eliminar los restos de alimentos y evitar que la placa se acumule en los dientes y las encías. Como extra, no olvides cepillarte también la lengua, ya que las bacterias a menudo se esconden en su superficie rugosa y suelen provocar mal aliento.

¿Bebes suficiente agua al día para evitar la halitosis o mal aliento?

La boca seca, también conocida como xerostomía, puede contribuir a la halitosis. Esto se debe a que la saliva desempeña un papel crucial en la limpieza de la boca y en la eliminación de partículas que pueden causar mal olor. Por lo tanto, asegúrate de beber suficiente agua durante el día para mantener la producción de saliva y evitar la sequedad en la boca.

¿Sabías que la alimentación también afecta?

Lo que comes puede tener un impacto directo en el olor de tu aliento. Probablemente sepas que los alimentos con olores fuertes, como el ajo y la cebolla, pueden causar mal aliento temporal. Pero, más allá de eso, si sigues una dieta muy baja en carbohidratos (como la “dieta keto”), tu cuerpo puede entrar en un estado de cetosis y producir cetonas, que se liberan en el aliento y pueden causar un olor desagradable.

La parte positiva es que algunos alimentos pueden ayudar a combatir la halitosis. Por ejemplo, las manzanas, las zanahorias y el apio pueden ayudar a limpiar tus dientes entre cepillados. Los productos lácteos sin azúcar, como el yogur, también pueden ayudar a neutralizar los olores en la boca.

 

Esperamos que estos consejos puedan servirte de gran ayuda, pero, si el mal aliento o halitosis persiste, ¡contacta con nosotros!

Read More

¿Cómo puede haber afectado el verano a tu salud oral?

¡Los tres meses más rápidos del año! Toca despedir el verano, una de las estaciones favoritas de mucha gente, pero también una de las más peligrosas para la salud bucodental. El cambio de hábitos durante el tiempo que dura la estación y, en especial durante las vacaciones estivales, provoca una serie de efectos negativos en tu sonrisa que pueden agravarse si no se les pone solución.

Dado que muchas de estas patologías actúan de forma silenciosa e indolora, nuestros expertos en salud oral en Cornellà de Llobregat quieren ayudarte a reconocerlas, para que puedas dar inicio al otoño con una sonrisa sana y fuerte. ¡Atento!

Consecuencias más comunes del verano en tu sonrisa

A la vuelta de vacaciones, es común observar señales de una higiene oral más deficiente e irregular, pudiendo derivar en distintos tipos de patología:

  • Aumento de la placa bacteriana: al disminuir la frecuencia del cepillado, la placa comienza a acumularse sobre las piezas dentales y la línea de la encía, desarrollando así enfermedades como la caries o, incluso, la gingivitis.
  • Halitosis: aunque no se trate de una patología severa, puede llegar a ser molesta, tanto para el paciente como para la gente de su entorno. La falta de hidratación, una mayor ingesta de bebidas alcohólicas o tabaco e, incluso, los posibles problemas periodontales, acaban empeorando el mal aliento.
  • Hipersensibilidad dental: con el consumo de bebidas frías y ricas en ácidos, como los refrescos, la sensibilidad de las piezas dentales se acentúa más que en otras épocas del año, pudiendo llegar a dañar el esmalte dental o la dentina.
  • Manchas y erosión del esmalte: durante el verano, disfrutar de un día de piscina es uno de los pasatiempos favoritos de los más peques, ¡pero también de muchos adultos! Sin embargo, la exposición prolongada al cloro puede tener efectos secundarios en el esmalte dental.
  • Tratamientos ortodóncicos irregulares: aunque siempre advertimos de su peligro, es común que, durante las vacaciones, se relajen todo tipo de hábitos, incluyendo cualquier tipo de tratamiento odontológico. Las férulas, ya sean como parte de la ortodoncia invisible o retenedores post tratamiento, son las más afectadas por este hábito, ya que se suelen utilizar menos tiempo del que se debería, pudiendo provocar retrasos o desajustes en el tratamiento.

La importancia de acudir al dentista después del verano

Aunque pienses que tu salud oral está en perfecto estado tras tus vacaciones, seguramente el verano haya dejado más huellas en tu boca de las que sospechas. Por eso, es fundamental realizar una revisión al finalizar la estación, de modo que podamos realizarte una limpieza bucodental profesional y así evitar cualquier problema en el futuro.

Además, dependiendo del tratamiento odontológico que estés llevando a cabo, como ortodoncia, implantes, prótesis o carillas, nos aseguraremos de que no haya sufrido ningún efecto negativo.

No esperes a que estos problemas se agraven y ponte en contacta con nosotros. ¡Te ayudaremos a que tu sonrisa vuelva a ser lo que era!

Read More